RESEÑAS HISTÓRICAS

 
Inés de Suaréz.jpg
Bernardo O'Higgins.jpg

La incomparable obra de los héroes Bernardo O´Higgins y José Miguel Carrera Verdugo

Bernardo O´Higgins
José Miguel Carrera

En 1798 en Londres, Bernardo O’Higgins juró ante Francisco Miranda, consagrar toda su vida a dar la Independencia a Chile y a luchar por la de otros países sudamericanos. Desde que volvió al país en 1802, comenzó a cumplir su juramento, durante los primeros diez años difundiendo la idea independentista, desde 1813 en adelante, batallando al frente de sus tropas. Gracias a sus esfuerzos y a los de los miles de valientes que lucharon junto a él en diversas batallas, la independencia se obtuvo con el triunfo de Maipú en 1818, tras dieciséis años de esfuerzos.

Entre las obras inmortales de Bernardo O’Higgins:

  • Trajo a Chile en 1802 la idea de la independencia total y absoluta para el país, concepto hasta entonces desconocido por los chilenos, cuyos pensadores más avanzados eran sólo autonomistas y pretendían que Chile fuera sólo una provincia más y seguir dependiendo del rey de España.  Predicó, difundió y luchó por conseguir el cumplimiento de este ideal durante los dieciséis años siguientes. Finalmente, el 12 de febrero de 1818 proclamó la Independencia de Chile. Debido a su brillante gestión libertaria, es llamado también “Precursor y Padre de la Independencia”.

  • La batalla de Chacabuco, donde su excepcional desempeño aseguró el triunfo patriota.

  • La batalla de Maipú, ganada con el ejército de 5.000 héroes formado por él que, junto a los 2.000 héroes argentinos restantes del Ejército de Los Andes, integraron el Ejército Unido, vencedor bajo el mando del Libertador José de San Martín

  • La reconquista de Valdivia en 1820 con la escuadra de Chile –obra de O’Higgins– magistralmente comandada por  Lord T. Cochrane.

  • La proclamación de la Independencia de Chile el 12 de febrero de 1818. En los primeros días de abril de 1817, O’Higgins había comunicado al presidente de Estados Unidos, al zar de Rusia, al Regente del Reino Unido y al rey de Holanda que el Ejército de Chile había derrotado al ejército realista y  Chile se gobernaba ya  en forma independiente.

  • El establecimiento de la nacionalidad y la ciudadanía chilena en 1818 y 1822, respectivamente.

  • La formación del nuevo ejército chileno, el ejército que triunfó en Maipú.

  • La creación de la Academia de Guardiamarinas, hoy Escuela Naval.

  • La creación de la Escuela Militar para preparar  oficiales. Antes de 1818, cada regimiento venía a ser la escuela donde se adiestraba a sus oficiales. 

  • La fundación y estructuración de la Armada en 1817 y la formación de la primera escuadra naval chilena  operativa y eficiente en 1818, O’Higgins ya en agosto de 1811, en el Congreso, había señalado la necesidad de ella. En 1813 hubo un intento malogrado de formar una escuadra durante el gobierno de la Junta presidida por J. M. Infante que sucedió a Carrera Verdugo.

  • La formación del Ejército y la Escuadra Libertadores del Perú más el el apoyo con armas y pertrechos a los revolucionarios de Colombia y México que se lo solicitaron.

  • Promulgó las Constituciones de 1818 y la de 1822, base de las instituciones republicanas fundamentales y de las leyes que normaron el cambio de la organización jurídica y administrativa del Chile monárquico colonial al de una república independiente.

  • Finalizó la construcción del Canal del Maipo y realizó diversas obras de adelanto urbano, entre ellas, el Mercado de abastos,  cementerios laicos, escuelas, teatro, museos y la transformación de la Cañada en Alameda de las Delicias, hoy Avenida Libertador Bernardo O’Higgins.

  • Fundó las ciudades de Vicuña y San Bernardo.

  • Con inigualada visión de estadista, O’Higgins señaló la extensión de Chile hasta el Polo Sur. 

  • Dictó en 1822 una ley que declaraba toda la Isla de Tierra del Fuego territorio chileno  y, desde su exilio en Perú, consiguió que el Presidente Manuel Bulnes tomara posesión de Magallanes en 1843 e iniciara su colonización.

 

También Bulnes, en 1842, puso en marcha la Universidad que O’Higgins tanto le recomendara fundar durante las conversaciones sostenidas por ellos en 1839 en Lima. Casimiro Albano en su biografía “Memoria del excelentísimo Sr. Dn. Bernardo O'Higgins”, relata que entre los grandes anhelos del Libertador estaba abrir colegios politécnicos en el país y destinar la casa de la Moneda para una Universidad.

Al revés del gobernante supremo anterior, José Miguel Carrera Verdugo, quien recibió en 1814 un país libre, de hecho independiente y al abandonarlo dos meses y medio después, dejó un país reconquistado y cautivo de los realistas, O’Higgins en 1817 entró a un país cautivo, lo liberó de su opresor y en 1823 al renunciar al poder, entregó un país libre e independiente para siempre. Esta es su gloria. O’Higgins fue un triunfador. Su triunfo: la Independencia de Chile.

En realidad, la magnitud y  trascendencia de la obra O’Higgiginiana, jamás ha sido ni remotamente igualada por ninguno de los gobernantes chilenos anteriores o posteriores a don Bernardo O’Higgins. Ella constituye una hazaña tan gigantesca que, ahora es casi imposible entender cómo pudo realizarla con tantos y tan poderosos enemigos, tantas dificultades y tan pocos recursos materiales y humanos.

TRAYECTO Y OBRAS DE DON JOSÉ MIGUEL CARRERA VERDUGO

El héroe de la Patria Vieja don José Miguel Carrera Verdugo, pertenecía a una de las más distinguidas familias del Chile colonial. Todos ellos de marcada trayectoria realista: su hermana Javiera, hasta 1808, dama del séquito de doña María Luisa de Esterripa, esposa del gobernador don Luis Muñoz de Guzmán; su padre, don Ignacio de la Carrera, concorde a su pensamiento, representaba al bando realista moderado en la Junta de Gobierno de 1810; su hermano don Juan José, realista indisimulado y abierto antagonista, a veces, del ideario de don José Miguel; el hermano menor, don Luis, seguía las aguas de Javiera y José Miguel.

Don José Miguel, al conocer la noticia del establecimiento de la Junta de Gobierno chilena el 18 de septiembre de  1810, lo embriagó el incontenible deseo de regresar a Chile para encabezar el movimiento independentista, el cual –según él-  podía fracasar si no era conducido por un dirigente decidido y diestro. (Su temor se cumpliría tres años después  en la peor forma que hubiese podido imaginar). Volvió a Santiago en julio de 1811. El 2 de diciembre de ese año dio un exitoso cuartelazo, clausuró el Congreso Nacional y asumió el gobierno de la nación como dictador, el primer dictador que tuvo Chile y también el primer dictador en Sudamérica. Durante su dictadura consiguió cumplir algunas gestiones positivas:

  • Instalación de la primera imprenta en Chile en 1812.

  • Publicación de la Aurora de Chile, primer periódico impreso del país. En 1811 había circulado en Santiago, ”El despertar americano” con texto manuscrito.

  • Impuso el primer reglamento constitucional de Chile que establecía en el país un régimen parecido, tal vez, a una monarquía constitucional (empezaba reconociendo como monarca al “amadísimo rey Fernando VII” y como gobernante vitalicio a uno elegido por la Junta de Gobierno entonces en ejercicio y que él integraba como figura principal. Al fallecer o renunciar ese  gobernante, la misma Junta elegiría al sucesor). Estas razones y el que Carrera Verdugo nunca proclamara la independencia del país, ni siquiera la mencionara en algún documento oficial y siempre se refiriera al Reino de Chile en vez de la República de Chile, han dado motivo para pensar que el héroe no deseaba la independencia total del país, sino sólo una autonomía parcial o limitada del gobierno español y mantener el reconocimiento de la figura del rey. Un detalle decidor: cuando Carrera dio el cuartelazo de julio de 1814, declaró hacerlo por repudio al tratado de Lircay. Sin embargo, a pocos días de asumir el poder, escribió al general Mariano Osorio, Jefe de las fuerzas realistas, su aceptación del Tratado. Como Osorio continuara la lucha contra los patriotas, Dn, José Miguel lo combatió declarando entonces que lo hacía para defender al rey de España, prisionero, según él, de los poderes que representaba Osorio. Así pues, Dn. José Miguel de nuevo estaba a favor del rey...

  • Cierto o falso. Carrera Verdugo prestó el mayor servicio al rey y a sus fuerzas al derribar el gobierno de Chile encabezado por el Director Supremo, capitán Francisco de la Lastra de la Sotta, dividiendo así decisivamente los recursos defensivos del país, haciendo, por lo tanto, inevitable su reconquista. La guinda sobre la torta la puso al retirar sus fuerzas en Rancagua el 2 de octubre de 1814 y abandonar a los patriotas sitiados a su suerte. Difícilmente hubiera podido hacerles un mayor favor al rey y a sus ejércitos ¿A esas alturas, en favor de quién estaba Dn. José Miguel Carrera? Todas estas consideraciones las formularon San Martín, Pueyrredon y otros dirigentes argentinos, cuando Dn. José Miguel, poco después, solicitó armas, auxilios y soldados argentinos en Mendoza.   

  • Creó diversos símbolos patrios: el primer escudo, las primeras banderas y escarapela.

  • Obligó a los conventos a abrir escuelas gratuitas para educar a niños y niñas separadamente.

  • Estableció contactos diplomáticos con los Estados Unidos de Norteamérica. El primer cónsul norteamericano fue Joel Robert Poinsett. 

Fracasó sí, don José Miguel Carrera Verdugo en su propósito principal: afianzar la Independencia de Chile que, ya desde 1810 se gobernaba en forma independiente de Lima y de España, aunque formalmente el país no hubiera proclamado aún su independencia. Durante el gobierno de Carrera Verdugo el país fue reconquistado por las fuerzas del rey. Carrera Verdugo había tomado el gobierno de un país libre. Al abandonarlo y huir a Mendoza, dejaba un país reconquistado  por las fuerzas reales. Dos años y medio más tarde, en 1817, San Martín, O'Higgins con el Ejército de los Andes entraron a un país esclavo y lo liberaron de la opresión realista.

Una asamblea de “ciudadanos notables” le ofreció a O'Higgins el cargo de Director Supremo del país. Bernardo O’Higgins lo aceptó y al abdicar casi seis años después en 1823, dejó un país libre e independiente para siempre. Imposible desconocerlo: la gestión gubernativa de Carrera Verdugo dio como resultado la esclavitud y sumisión de Chile a un estado extranjero. El gobierno de Bernardo O’Higgins dio como resultado la independencia definitiva de Chile. En realidad la obra del Libertador Bernardo O’Higgins y la del general José Miguel Carrera Verdugo no admiten comparación alguna.